Nutricia Medical Nutrition, Spain

malnutriciÓn

:: Valoración del estado nutricional

El estado nutricional de un individuo refleja el grado en que se cubren sus necesidades de nutrientes. El ingreso de nutrientes dependerá del consumo de alimentos, de la utilización que el organismo pueda hacer de ellos, y de la influencia de factores socioeconómicos, emocionales, culturales, físicos, etc.

Un estado nutricional óptimo favorece el crecimiento y el desarrollo, mantiene la salud general, brinda apoyo a las actividades cotidianas y protege al individuo de las enfermedades y trastornos. Cualquier situación de desequilibrio por deficiencia o exceso de nutrientes, comprometerá el estado nutricional y sus funciones vitales.

De ahí, la importancia de aplicar técnicas apropiadas para la valoración nutricional, que permitan detectar si hay deficiencias nutricionales en las primeras fases del desarrollo, de esta manera, se podrá mejorar el consumo alimentario antes de que sobrevenga un trastorno más grave que lo lleve a la malnutrición.

Las poblaciones con mayores riesgos por deficiencia de nutrientes son los lactantes, los niños, las embarazadas, los ancianos, las personas hospitalizadas, los enfermos crónicos y las familias de bajos ingresos; en estos casos, la deficiencia puede obedecer a un consumo inadecuado, a un incremento de sus necesidades, a alteraciones en la digestión o en la absorción, a problemas metabólicos, o a un aumento de la excreción de nutrientes esenciales.

La malnutrición puede provocar alteraciones en el crecimiento y el desarrollo, osteoporosis, menos resistencia a las infecciones, cicatrización deficiente de heridas y un resultado clínico desfavorable con mayor riesgo de enfermedades y supervivencia.

Debido a las diferentes causas que pueden originar este estado de malnutrición, la valoración del estado nutricional de una persona sana o enferma se convierte en un requisito indispensable para el planteamiento de cualquier tratamiento nutricional.

Metas de la valoración del estado nutricional
I. Identificar a individuos que requieren de un apoyo nutricional intensivo.
II. Restablecer o mantener un estado nutricional individual.
III. Identificar la dieta adecuada al tratamiento médico y a la situación del paciente.
IV. Vigilar la eficacia de estos tratamientos.

La valoración de las deficiencias nutricionales es un enfoque integral, que realizará el dietista o especialista para definir el estado nutricional del paciente, recurriendo a una revisión de los antecedentes médicos; sociales, de medicación y nutricionales, a una exploración física, mediciones de peso, talla, constitución física y exámenes de laboratorio.

Antecedentes médicos y sociales
Entre los factores médicos que contribuyen a la malnutrición están el consumo de alcohol y drogas, mayores requerimientos metabólicos, un aumento en las pérdidas nutricionales, enfermedades crónicas, intervención quirúrgica en el tubo digestivo, enfermedades y pérdida reciente de peso.

En temas sociales se considerará la situación socioeconómica del paciente, la capacidad del individuo para adquirir su propio alimento, el vivir o comer en soledad, las discapacidades físicas o mentales, el tabaco o dependencia a las drogas y alcohol.

Antecedentes de medicación
Se deberán conocer los medicamentos que el paciente, consume o ha consumido recientemente, dada la interacción que se produce entre alimento-medicamento dificultado la utilización de nutrientes y afectando al estado nutricional.

Antecedentes nutricionales
Para conocer los antecedentes nutricionales se puede recurrir a la revisión de los patrones habituales de consumo, registrando los consumos después de cada comida respondiendo a cuestionarios sobre frecuencia del consumo de alimentos, o recordando los consumos de los últimos días, de manera que se puede identificar una nutrición inadecuada mediante la vigilancia del consumo de alimentos, antes de que se desarrollen las deficiencias.

Entre las razones más comunes que llevan a un estado nutricional deficiente y a un consumo inadecuado de nutrientes pueden encontrarse situaciones de anorexia, consumo excesivo de bebidas alcohólicas, drogas, disminución de la percepción del gusto, problemas de masticación o deglución, prótesis dentales mal adaptadas, dificultad para reconocer los alimentos, depresión, comidas frecuentes fuera del hogar, restricciones culturales o religiosas a la dieta, hospitalización, dieta "nada por vía oral", etc.

Mediciones físicas
Se buscará obtener mediciones físicas tales como el peso, la talla, la composición corporal, etc. y se las relacionará con las normas que reflejan su crecimiento y desarrollo. Los factores étnicos, el sexo, el peso al nacer, los antecedentes familiares y ambientales afectan a estas medidas, por lo que se deben tener en consideración.

Análisis bioquímico
Las pruebas bioquímicas son las medidas más objetivas y sensibles del estado nutricional, pero deben interpretarse con cautela ya que pueden verse afectadas por la existencia de enfermedad o del mismo tratamiento. Se realizarán aquellas pruebas que confirmen o descarten alteraciones nutricionales de la digestión, metabolismo o excreción.

Una vez que se completa el proceso de valoración nutricional y resulta evidente la deficiencia nutricional, se clasificará entonces la malnutrición (malnutrición calórica, proteica, mixta o carencia de minerales); se diseñará y se llevará a la práctica el plan de asistencia nutricional para poder ajustarlo a las situaciones propias del paciente y su entorno.

Última actualización: 01/10/2014

Diseño web Madrid